El antiguo pósito del puerto de Santa Pola, una joya arquitectónica del siglo XIX

 Renovak ha rehabilitado en Santa Pola un singular edificio, el antiguo pósito del puerto cuya construcción pudiera ser de 1860. Constituye un ejemplo de construcción tradicional de almacenaje de la segunda mitad del siglo XIX.

Perteneciente a la cofradía de pescadores de Santa Pola, este edificio anexo a la capilla, cuenta con varias peculiaridades arquitectónicas que, debido a los múltiples usos para los que se ha destinado el edificio con el devenir de los tiempos, se han mantenido ocultas.

La rehabilitación contemplada en el proyecto de Luis Rubiato y José Amorós, de Estudio ARN Arquitectos, contempla la recuperación de los elementos originales con el objetivo de poner el edificio en valor.

Se trata de un edificio exento con muros de carga y cerchas adosadas cuya estructura apoya directamente en la medianera del edificio colindante lo que, sin duda, ha dificultado su rehabilitación.

Durante el proceso de demolición se descubrían elementos constructivos de la época como la piedra natural, la cubierta, los lucernarios o las cerchas a la española, lo que le confiere, a este edificio aparentemente vulgar, un  excepcional valor arquitectónico.

Un falso techo ocultaba una de las joyas de esta edificación, una cubierta inclinada construida con unas tejas especiales, fabricadas en Barcelona por Romeu Escofet, pudiendo ser, seguramente, de las primeras tejas planas que se fabricaron e instalaron en la provincia. Estas tejas, de distintas tonalidades, conforman un dibujo significativo y peculiar que se ha mantenido Debido al deterioro de las tejas se han sustituido por réplicas exactas para que la cubierta conserve la misma estética en el exterior pero una mayor funcionalidad en el interior, adaptándola a normativa y mejorando la confortabilidad del espacio con la colocación de un panel sandwich.

La piedra de sus muros, una piedra habitual de las construcciones de la época, se había mantenido en un segundo plano en la estética vigente del edificio de las últimas décadas. Sin embargo, tal y como se extrae de un informe realizado por el departamento de construcciones arquitectónicas de la Universidad de Alicante tiene un gran valor constructivo y, por ello, se ha llevado a cabo una intensa limpieza y diversas actuaciones para su recuperación.

Asimismo las cerchas de madera han sido restauradas con un tratamiento adecuado que no altere ni su color, ni el brillo ni la tonalidad.

Con esta actuación se ha pretendido devolver el esplendor original de esta edificación que ha sido abandonado a su suerte y que la actual directiva de la cofradía de pescadores ha querido recuperar.


Fachada principal original, previa a la actuación
Imagen de las cerchas antes del tratamiento especial para su restauración
La piedra natural, de gran valor, se ha limpiado y recuperado
Piedra en proceso de recuperación
Fachada de piedra en proceso
Planta baja, totalmente rehabilitada
Zona de barra
Escalera de acceso a planta superior
Planta superior